Historia digital realizada por María José Meneses y Nikoll Campos.

Realizada en parque la libertad el 27 de octubre 2018.

El acoso callejero es una forma de acoso sexual que consiste en comentarios indeseados, silbidos y otras acciones similares hacia las personas, ya sea, desde extraños hasta conocidos y en espacios públicos.

Esta forma de acoso es diferente de otros tipos de violencia, por ejemplo como el acoso laboral.

En este tipo de acoso el acosador se siente con el derecho de interpelar a las víctimas en la calle sin su consentimiento y entendiendo que sus comentarios y  acciones hacia las víctimas están justificadas, son halagos o son socialmente aceptadas.

Entres esas prácticas son consideradas como acoso callejero:

  • Los silbidos, besos, bocinazos, jadeos y otros ruidos.
  • Gestos obscenos.
  • Comentarios sexuales, directos o indirectos al cuerpo
  • Fotografías y grabaciones no consentidas
  • Tocaciones (manoseo)
  • Persecución y arrinconamiento
  • Masturbación y exhibicionismo.  Todas las personas tienen derecho a transitar libremente y con la confianza de no ser violentados, independientemente de la edad, la hora del día o el vestuario, los derechos humanos no dependen ni se suspenden por detalles del entorno.

“Mi experiencia personal fue que un día en la noche iba para la casa después de jugar fútbol y cuando iba pasando por una calle que se veía solitaria un carro me empezó a seguir lentamente, entre en pánico y aceleré mi paso para llegar a un lugar seguro, sin embargo el carro aún me iba siguiendo y los tipos me iban diciendo obscenidades, con mucho miedo y cada vez caminando más rápido logré llegar a una pulpería y llamar a mi hermano, el carro continuó su camino y me dejó de seguir. ~Maria”