Se fundó 9 de junio de 1992,aunque me dijeron que se hizo Reserva hasta 1994.

Yo la conocí hasta que fuimos a una gira junto a mis compañeros de escuela, es un lugar hermoso lleno de naturaleza, nos hablaron sobre las especies que se encuentran ahí.

Nos dieron un recorrido por los senderos que llevaban a las cascadas, son hermosas y grandes.

Luego nos enseñaron un lugar donde tienen un Manigordo disecado, lo encontraron atropellado en la entrada de la Reserva.

Jugamos en las cabañas donde había muchos murciélagos, el almuerzo era delicioso y el comedor era muy grande, tenía una hermosa vista hacia las montañas.

Hicieron una campaña de reforestación donde participaron muchos niños y adulto.

Los extranjeros que vienen a Hojancha siempre van a la Reserva por su belleza, para ellos es extraordinario ver tantas plantas y árboles además de las diferentes especies animales.

Fuimos en invierno así que había mucho lodo por todos lados, cuando iba subiendo las “escaleras” me resbalé y mi enagua en vez de ser azul quedó cafe.

También vimos un venado Cola Blanca, lo acariciamos y después salió corriendo.

Un compañero se fue por un sendero sin permiso, todos nos fuimos con él y nos perdimos, cuando por fin logramos salir la Profesora nos regañó y nos hizo subir a la buseta, de camino un Gorrión entró por la ventana y se quedó atrapado en el asiento, un compañero logró agarrarlo y sacarlo.

Creo que es importante conservar los recursos naturales que se encuentran en esta reserva ya que es una de las cosas más preciadas en Hojancha.

En la reserva comienza el caudal del Río Nosara, el cual lleva agua a muchas comunidades y también alberga muchos tipos de animales, hongos y plantas.

Se encuentran especies en peligro de extinción, los guardabosques que trabajan ahí se encargan de protegerlos de cazadores, también van a diferentes lugares para proteger  diferentes especies. Normalmente van a Ostional en temporada de desove para cuidarles de personas que quieren robar los huevos de las tortugas.

Miguel Méndez (Jefe de Monte Alto)  va a otros países, dejar semillas de árboles y plantas que ellos no tienen, también van a solicitar dinero para el mantenimiento de la zona.

Cuando llegamos a la escuela todos bajamos de la buseta muy emocionados, fue una gran experiencia conocí y aprendí muchas cosas que no sabía. Me gustaría que las personas que visiten Hojancha conozcan y cuiden este lugar.

Trabajo realizado por Angélica Ortiz Barrantes.